miércoles, 30 de septiembre de 2009

La globalización: pros, contras, aplausos, críticas

¿Qué es la globalización? ¿Cómo definirla? ¿Qué consecuencias está generando? ¿Sus resultados son más positivos que negativos? ¿O es al revés? ¿Qué futuro anuncia esta etapa de la historia de la humanidad? ¿Promisorio o sombrío?

Ignacio Ramonet - Thomas Friedman

El director de Le Monde Diplomatique, Ignacio Ramonet, y el analista de política internacional de The New York Times, Thomas Friedman, ganador de dos premios Pulitzer, discutieron sobre la globalización. El debate se público simultáneamente en la revista norteamericana Foreign Policy -que organizó este intercambio de opiniones- y en Le Monde Diplomatique. Lo que sigue es una versión resumida tomada de la revista Brecha de Montevideo y aparecida en Punto Final de Chile.


De la Guerra Fría a la globalización: de los muros a las redes

FRIEDMAN - Durante los últimos diez años hemos estado hablando del "mundo de la postguerra fría". Definíamos el mundo por lo que no era, porque no sabíamos lo que era. Pero un nuevo sistema internacional ha venido a sustituir de modo muy claro a la guerra fría: la globalización. No se trata de una simple tendencia económica y no es una moda pasajera. Como todos los sistemas internacionales anteriores, está configurando directa o indirectamente la política interior y las relaciones exteriores de prácticamente todos los países.

Como sistema internacional, la guerra fría obedecía a su propia estructura de poder: el equilibrio entre Estados Unidos y la URSS, incluyendo sus respectivos aliados. La guerra fría tenía sus propias reglas: en asuntos extranjeros ninguna de las dos potencias podía inmiscuirse en el área de influencia directa de la otra, mientras que en lo político los países subdesarrollados se dedicaban prioritariamente a fomentar sus propias industrias nacionales, los países en desarrollo a un crecimiento basado en el aumento de las exportaciones, los países comunistas a la autarquía y las economías occidentales a un comercio regulado.

La guerra fría tenía sus propias ideas dominantes: la confrontación entre comunismo y capitalismo, así como la distensión, la no alineación y la perestroika. La guerra fría tenía sus propias tendencias demográficas: el movimiento de población del Este al Oeste estaba en gran parte congelado debido a la "cortina de hierro", el movimiento del Sur al Norte era un flujo más sostenido. La guerra fría disponía de sus propias ideologías definitorias: las armas nucleares y la segunda revolución industrial eran dominantes, pero para muchos países en desarrollo el martillo y la hoz seguían siendo herramientas importantes. Finalmente, tenía su propia inquietud definitoria: la aniquilación nuclear. Considerado en su conjunto, este sistema de guerra fría no lo configuraba todo, pero configuraba muchas cosas.

El actual sistema de globalización tiene atributos, reglas, incentivos y características muy diferentes, pero su influjo es igualmente grande. El de la guerra fría se caracterizaba por un rasgo predominante: la división. El mundo estaba partido en dos, y tanto las amenazas como las oportunidades dependían de que estábamos separados.

Muy en consonancia con esto, el sistema de la guerra fría estaba simbolizado por una sola imagen: el Muro de Berlín. El sistema de la globalización tiene también un rasgo predominante: la integración. Hoy, tanto las amenazas como las oportunidades dependen cada vez más de con quién estemos conectados. Este sistema se representa también con un solo símbolo: la Red Mundial. Así que, en el sentido más amplio, hemos pasado de un sistema basado en muros a un sistema que cada vez más se basa en redes.



<

Del peso a la velocidad del enemigo conocido al anónimo

La integración se ha visto impulsada en gran parte por las tecnologías definitorias de la globalización: las computadores, la miniaturización, la digitalización, las comunicaciones por satélite, las fibras ópticas e Internet. Y esa integración, a su vez, ha generado otras muchas diferencias entre la guerra fría y los sistemas globalizados.

A diferencia del sistema de la guerra fría, la globalización dispone de su propia cultura dominante, porque la integración tiende a ser homogeneizadora. En épocas anteriores, la homogeneización cultural se producía a escala regional: la romanización de Europa occidental y el mundo mediterráneo; la islamización de Asia Central y Oriente Medio, el norte de Africa y España por los árabes; la rusificación de Europa central y oriental y de partes de Eurasia bajo los soviets. Culturalmente hablando, la globalización es en gran medida la difusión -para bien o para mal- de la americanización: desde los Big Macs hasta Mickey Mouse.

Mientras que la medida definitoria de la guerra fría era el peso, especialmente el peso de misiles de lanzamiento, la medida definitoria del sistema de globalización es la velocidad: velocidad del comercio, viajes, comunicación e innovación. La guerra fría se relacionaba con la ecuación masa-energía de Einstein: e=mc2. La globalización se relaciona con la Ley de Moore, que establece que el rendimiento de los microprocesadores se duplicará cada 18 meses.

El documento definitorio del sistema de guerra fría era el tratado. El documento definitorio del sistema de la globalización es el trato. Si la inquietud definitoria de la guerra fría era el miedo a ser aniquilados por un enemigo que se conocía demasiado bien, en un conflicto mundial que era fijo y estable, la inquietud definitoria de la globalización es el miedo al cambio rápido por un enemigo al que no se le puede ver, tocar ni sentir. Esa sensación de que nuestro empleo, comunidad o punto de trabajo puede ser cambiado en cualquier momento por fuerzas anónimas y tecnológicas que son cualquier cosa menos estables.


Sólo sobreviven los paranoicos

Si los economistas definitorios del sistema de la guerra fría fueron Karl Marx y John Maynard Keynes, cada uno de los cuales quería domesticar al capitalismo, los economistas definitorios de la globalización son Josef Schumpeter y el presidente de INTEL, Andy Grove, que prefieren dejar que el capitalismo campee por sus fueros. Schumpeter, antiguo ministro austríaco de Economía y profesor de la Universidad de Harvard, expresó en su obra clásica Capitalismo, socialismo y democracia (1942) su opinión de que la esencia del capitalismo es el proceso de destrucción creativa: el ciclo perpetuo de destrucción de productos o servicios viejos y menos eficientes y su sustitución por otros nuevos y más eficientes. Grove tomó la idea de Schumpeter de que sólo los paranoicos sobreviven para el título de su libro sobre la vida en Silicon Valley y la convirtió de muchas formas en el modelo de los negocios del capitalismo de la globalización.

Grove ayudó a popularizar la noción de que hoy en día se producen de forma cada vez más rápida dramáticas innovaciones que transforman la industria. Gracias a esos avances tecnológicos, la velocidad a la que nuestro último invento puede resultar obsoleto o convertirse en una mercancía es ahora de una prontitud pasmosa. Por ello, sólo sobreviven los paranoicos, sólo los que miran constantemente hacia atrás para ver quién está creando algo nuevo que pueda destruirle y hacer lo que sea necesario para mantenerse un paso adelante. Van a existir cada vez menos muros para protegernos.


La globalización se asienta en tres equilibrios

Finalmente -y lo más importante- la globalización dispone de su propia estructura definitoria del poder, que es mucho más compleja que la estructura de la guerra fría. El sistema de la guerra fría estaba construido exclusivamente sobre la base de Estados-nación, y se equilibraba en el centro en torno a dos grandes potencias. El sistema de la globalización, por el contrario, se asienta en tres equilibrios que se solapan y se afectan mutuamente.

El primero es el equilibrio tradicional entre Estados-nación. En el sistema de globalización este equilibrio es todavía importante. Puede explicar aún muchas de las noticias que se leen en las primeras páginas de la prensa, ya sea la contención de Irak en Oriente Medio o la expansión de la OTAN contra Rusia en Europa central.

El segundo equilibrio crítico es entre Estados-nación y mercados globales. Estos mercados globales están compuestos por millones de inversores que mueven el dinero por todo el mundo con una pulsación del ratón de la computadora. Los llamo la Piara Electrónica. Se juntan en centros financieros clave mundiales, como Frankfurt, Hong Kong, Londres y Nueva York, los "supermercados". Estados Unidos puede destruirte lanzando bombas y los supermercados pueden destruirte haciendo bajar sus bonos. ¿Quién derrocó al presidente Suharto en Indonesia? No fue otra superpotencia, fueron los supermercados.

El tercer equilibrio en el sistema de la globalización -que es realmente el más nuevo de todos- es el equilibrio entre individuos y Estados-nación. Como la globalización ha eliminado muchas de las barreras que limitaban los movimientos y el alcance de la gente, y como al mismo tiempo ha llenado el mundo de cables de redes, le confiere a los individuos un poder más grande que el que hayan tenido en ningún otro momento de la historia.


Una superpotencia, muchos individuos con superpoderes

Hoy en día tenemos no sólo una superpotencia, no sólo supermercados, sino también individuos con superpoderes. Algunos de estos individuos con superpoderes son gente implacable y otros son bastante constructivos, pero todos son capaces de actuar hoy directamente sobre la escena mundial sin la tradicional mediación de gobiernos e incluso de empresas. Jody Wiliams ganó el Premio Nobel de la Paz en 1997 por su aportación a la Campaña Internacional para la Prohibición de Minas Terrestres. Logró poner en pie una coalición internacional a favor de esta prohibición sin ayudas importantes del gobierno y frente a la oposición de las grandes potencias. ¿Cuál dijo ella que había sido su arma secreta para organizar mil grupos diferentes pro derechos humanos y por el control de los armamentos en seis continentes? El correo electrónico.

En otra dirección, Ramzi Ahmed Yusef, el cerebro del atentado con bombas en el World Trade Center de Nueva York el 26 de febrero de 1993, es la quintaescencia del "hombre airado dotado de superpoderes". ¿Cuál era su programa? ¿Cuál era su ideología? Simplemente quería volar dos de los edificios más altos de Estados Unidos. El mensaje de Yusef era que no tenía mensaje, excepto destrozar el mensaje que el todopoderoso Estados Unidos transmitía a su sociedad. La globalización -y norteamericanización- le había saturado y al mismo tiempo le había conferido el poder, como individuo, de hacer algo en contra.

Los hombres airados con superpoderes existen y representan hoy en día la amenaza más inmediata contra Estados Unidos y contra la estabilidad del nuevo sistema de globalización. Y no es porque Ramzi Yusef pueda convertirse nunca en una superpotencia. Es porque actualmente es mucha la gente en el mundo que puede convertirse en Ramzi Yusef.

De todas formas, ha llegado el momento de que reconozcamos que está surgiendo un sistema nuevo, de que empecemos a intentar analizar lo que acontece en su interior y de que le demos un nombre. Empezaré la puja. Propongo que le llamemos Capital Dos.


El monstruo bicéfalo de la tecnología y las finanzas

RAMONET - Sabemos, desde hace por lo menos diez años, que la globalización es el fenómeno predominante de este siglo. Nadie ha estado esperando a que Thomas Friedman descubriera este hecho. Desde finales de los años 80, docenas de autores han identificado, descrito y analizado la globalización del derecho y del revés. Lo que es nuevo -y discutible- en el trabajo de Friedman es la dicotomía que establece entre globalización y guerra fría: los presenta como "sistemas" contrapuestos e intercambiables.

El simple hecho de que la guerra fría y la globalización sean fenómenos dominantes en su tiempo no significa que se trate de dos sistemas. Un sistema es un conjunto de prácticas e instituciones que proporciona al mundo un marco teórico y práctico. Por eso mismo la guerra fría nunca constituyó un sistema: Friedman incurre en un grave error al sugerir lo contrario. El término guerra fría, acuñado por los medios de comunicación, es un modo de abreviar un período de la historia contemporánea (1946-1989) caracterizado por el predominio de preocupaciones geopolíticas y geoestratégicas. Sin embargo, este término no explica un amplio número de acontecimientos no relacionados con la guerra fría que también configuraron la época: la expansión de las empresas multinacionales, el desarrollo del transporte aéreo, la expansión mundial de las Naciones Unidas, la descolonización de África, el apartheid en Sudáfrica, los progresos en la defensa del medio ambiente o el desarrollo de las computadoras e industrias de alta tecnología con aplicaciones tales como la ingeniería genética. Y la lista podría seguir.

Además, la tensión entre Occidente y la URSS -al contrario de las ideas de Friedman- data de antes de la guerra fría. De hecho, esa tensión contribuyó precisamente a configurar la forma en que los Estados democráticos entendieron el fascismo italiano en los años 20, el militarismo japonés en los 30, el rearme alemán tras el ascenso de Adolfo Hitler al poder en 1933 y la guerra civil española entre 1936 y 1939.

Friedman tiene razón, sin embargo, al argüir que la globalización tiene una vertiente sistemática. Paso a paso, el monstruo bicéfalo de la tecnología y las finanzas hace que todo se sumerja en la confusión. Por el contrario, Friedman cuenta una fábula de globalización que parece salida de Walt Disney. Pero el caos que tanto parece deleitarlo no parece bueno para el conjunto de la humanidad.

Friedman señala, y con razón, que ahora todo es interdependiente y que, al mismo tiempo, todo está en conflicto. Observa simultáneamente que la globalización incluye -o infecta- todas las tendencias y fenómenos presentes en el mundo de hoy, ya sean políticos, económicos, sociales, culturales o ecológicos. Pero se olvida de apuntar que hay grupos de todas las nacionalidades, religiones y etnias que se oponen vigorosamente a la idea de una unificación y homogeneización globales.


Dos dinámicas: fusión integradora y fisión destructora

Friedman parece incapaz de observar que la globalización impone al mundo la fuerza de dos dinámicas poderosas y contradictorias: fusión y fisión. Por un lado, muchos Estados buscan alianzas. Van en pos de la fusión con otros para crear instituciones, especialmente económicas, que proporcionen fuerza -o seguridad- por su magnitud. Como la Unión Europea, grupos de países en Asia, Europa oriental, el norte de Africa, Norteamérica y Sudamérica están firmando acuerdos de libre comercio y reduciendo las barreras aduaneras para estimular el comercio, así como para reforzar las alianzas políticas y de seguridad.

Pero frente al telón de fondo de esta integración, diversas comunidades multinacionales están cayendo víctimas de la fisión, el resquebrajamiento o la implosión en fragmentos, ante los ojos asombrados de sus vecinos. Cuando los tres Estados federales del bloque oriental -Checoslovaquia, la URSS, y Yugoslavia- se separaron, dieron lugar al nacimiento de aproximadamente 22 Estados independientes. ¡Un verdadero sexto continente! Las consecuencias políticas han sido espantosas. Se discuten las fronteras y bolsas de minorías cada vez más pequeñas dan origen a sueños de anexión, secesión y limpieza étnica. En los Balcanes y en el Cáucaso estas tensiones han provocado guerras.


Tragedia social: incapaces de hacerse cargo del futuro

Las consecuencias sociales de la globalización no han sido menos virulentas. En los años 80, la aceleración de la globalización fue de la mano con el implacable ultraliberalismo de la primera ministra Margaret Thatcher y del presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan. Rápidamente, se asoció a un aumento de las desigualdades, al incremento del desempleo, a la desindustrialización y a un deterioro de los bienes y servicios públicos.

Actualmente, las turbulencias, la incertidumbre y el caos se han convertido en los parámetros en virtud de los cuales medimos la intensidad de la globalización. Si evaluáramos nuestro mundo globalizante de hoy, ¿qué nos encontraríamos? Pobreza, analfabetismo, violencia y enfermedad que van en aumento. La quinta parte más rica de la población mundial posee el 80% de los recursos del mundo, mientras que la quinta parte más pobre apenas posee el 5%. De una población mundial de 6 mil millones, apenas 500 millones de personas viven confortablemente, mientras 4 mil 500 millones subsisten en la necesidad.

Incluso en la Unión Europea hay 16 millones de desempleados y 500 millones de personas que viven en la pobreza. Y la fortuna sumada de las 358 personas más ricas del mundo -billonarios en dólares- es mayor que la renta anual del 45% de los más pobres del mundo, o sea de 2 mil 600 millones de personas. Este es al parecer el hermoso mundo nuevo de la globalización.

La globalización tiene poco que ver con la gente o el progreso y mucho -todo- que ver con el dinero. Deslumbrados por el brillo de los beneficios rápidos, los campeones de la globalización son incapaces de hacerse cargo del futuro, anticipándose a las necesidades de la humanidad y el medio ambiente, planificando la expansión de las ciudades o reduciendo paulatinamente las desigualdades y reparando las fracturas sociales.


El Pensamiento Único repetido hasta el aburrimiento

Según Friedman, todos estos problemas serán resueltos por la mano invisible del mercado y el crecimiento macroeconómico. Esto es lo que sostiene la extraña e insidiosa lógica de lo que llamamos el pensamiento único.

El pensamiento único nació en 1944, en la época del Acuerdo de Bretton Woods. La doctrina surgió de las grandes instituciones económicas y monetarias del mundo -el Banco de Francia, el Bundesbank, la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio-, que escarban a fondo en sus arcas para reclutar a centros de investigación, universidades y fundaciones de todo el mundo que se dediquen a difundir la nueva. Prácticamente en todas partes, las facultades de economía de las universidades, los periodistas -como Friedman-, los escritores y dirigentes políticos aceptan los principales mandamientos de estas nuevas Tablas de la Ley y los repiten hasta el aburrimiento a través de los medios de comunicación de masas. De este dogma se hacen eco, como es lógico, los voceros de la información económica y especialmente las "biblias" de inversores y asesores -The Economist, Far Eastern Economic Review, la agencia Reuters y The Wall Street Journal, para empezar-, que son frecuentemente propiedad de los grandes grupos industriales o financieros. Y, desde luego, en nuestra sociedad, aquejada de la locura de los media, la repetición es tan válida como una prueba.

¿Y qué es lo que nos dicen que creamos? El principio fundamental es tan firme que incluso un marxista sorprendido con la guardia baja estaría de acuerdo: lo económico prevalece sobre lo político. O como decía el escritor Alain Minc: "El capitalismo no puede venirse abajo, es el estado natural de la sociedad. La democracia no es el estado natural de la sociedad. El mercado sí". Sólo una economía desembarazada de frenos sociales y otras "ineficacias" puede avanzar sin temor a regresiones y crisis.


El catecismo del Pensamiento Único

El resto de los mandamientos clave del pensamiento único se deriva del primero: "La mano invisible del mercado corrige las desigualdades y disfunciones del capitalismo", "Los mercados financieros poseen señales que orientan y determinan el movimiento general de la economía", "Competencia y competitividad estimulan y desarrollan los negocios, aportándoles una modernización permanente y beneficiosa", "El comercio libre sin barreras es un factor de desarrollo ininterrumpido del comercio y por tanto de las sociedades", "La globalización de la producción manufacturada, y especialmente la de los flujos financieros, debe estimularse a toda costa", "La división internacional del trabajo modera las demandas laborales y aminora los costos de mano de obra". "Una moneda fuerte es algo obligado, como lo son la desregulación y la privatización por encima de todo".

Siempre se trata de predicar "menos Estado" y la necesidad constante de favorecer los intereses del capital en detrimento de los intereses del trabajo, por no hablar de una indiferencia desalmada ante los costos ecológicos. La constante repetición de este catecismo en los media por casi todos los políticos que toman decisiones, tanto de la derecha como de la izquierda -piénsese en los primeros ministros de Gran Bretaña y Alemania, Tony Blair y Gerhard Schoder, con su Tercera Vía y Nuevo Centro-, le confieren un poder tan intimidatorio que extingue cualquier tentativa de pensamiento libre.


Dos nuevos paradigmas: la comunicación y el mercado

La globalización se apoya en dos pilares o paradigmas que influyen en el modo de pensar de globalizadores como Friedman. El primero es la comunicación, que ha tendido a reemplazar poco a poco a un importante impulsor de los dos siglos pasados: el progreso. El segundo pilar es el mercado, que sustituye a la cohesión social, a la idea de que una sociedad democrática debe funcionar como un reloj. En un reloj ninguna pieza es innecesaria y todas las piezas están unificadas. De esta metáfora mecánica del siglo XVII surgió la versión económica y financiera moderna.

A partir de ahora, todo debe funcionar de acuerdo con los criterios del "amo mercado". ¿Cuáles son los nuevos valores fundamentales? Beneficios rápidos, eficacia y competitividad. En este mundo interconectado, dirigido por el mercado, sólo sobreviven los más fuertes. La vida es una pelea, una jungla. El darwinismo económico y social, con sus llamadas constantes a la competencia, a la selección natural y a la adaptación, es algo que se impone a todos y a todo. En este nuevo orden social los individuos se dividen en "solventes" o "insolventes", es decir, en aptos para integrarse al mercado o no. El mercado sólo ofrece protección a los solventes y, en este nuevo orden en que la solidaridad humana no es ya un imperativo, los demás seres insolventes son postergados y marginados.


Una nueva religión, un nuevo totalitarismo

Gracias a la globalización, sólo prosperan las actividades que poseen cuatro atributos principales: las que sean de naturaleza planetaria, permanente, inmediata e inmaterial. Estas cuatro características recuerdan los cuatro atributos del mismo Dios. Y en verdad, la globalización se ha constituido en una especie de moderna crítica divina que requiere sumisión, fe, veneración y nuevos ritos.

Friedman nos advierte que apartarse de estas leyes nos llevaría a la rutina y a la caída. Así, como otros propagandistas de la Nueva Fe, Friedman trata de convencernos de que hay un camino y sólo un camino -la vía ultraliberal- para gestionar los asuntos económicos y, en consecuencia, los asuntos políticos. Para Friedman, lo político es, en efecto, lo económico, lo económico son las finanzas y las finanzas son los mercados. Los bolcheviques decían: ¡Todo el poder a los soviets! Los partidarios de la globalización, como Friedman, exigen: ¡Todo el poder al mercado! La aseveración es tan perentoria que la globalización se ha convertido, con sus dogmas y sumos sacerdotes, en una especie de nuevo totalitarismo.


Demasiado injusta pero con nuevas oportunidades

FRIEDMAN - Afirma Ramonet que la guerra fría no fue un sistema internacional. Sencillamente no estoy de acuerdo. Decir que la guerra fría no era un sistema internacional porque no es capaz de explicar todo lo que sucedió entre 1946 y 1989 -como el transporte aéreo o el apartheid- es simplemente un error. Un sistema internacional no explica todo lo que sucede en una época determinada. Es, sin embargo, un conjunto dominante de ideas, estructuras de poder, patrones económicos y reglas que configuran las políticas internas y las relaciones internacionales de más países en más lugares que cualquier otro.

Ramonet dice que yo "me olvido de señalar que hay grupos de todas las nacionalidades, religiones y etnias que se oponen vigorosamente a la globalización". En mi libro The Lexus and the Olive Tree tengo, sin embargo, cinco capítulos diferentes que tratan de diversos aspectos de esa reacción violenta. El penúltimo expone, de hecho, por qué creo que la globalización no es irreversible y señala las cinco amenazas más importantes a las que se enfrenta: la globalización puede ser demasiado dura para demasiada gente; puede sufrir un exceso de conexión de modo que pequeños números de gente pueden desquiciar todo el mundo cableado de hoy; puede ser demasiado entrometida en las vidas de la gente; puede ser demasiado injusta para demasiada gente; y finalmente, puede ser demasiado deshumanizadora. Mi modo de estudiarla difícilmente puede llamarse una versión a lo Walt Disney de la globalización.

Francamente, yo puedo exponer y expongo de modo mucho más radical los inconvenientes de la globalización de lo que lo hace Ramonet. Yo sé que la globalización dista de ser sólo buena pero, a diferencia de Ramonet, no soy completamente ciego a las nuevas oportunidades que genera para la gente, y no estoy hablando exclusivamente de las minorías ricas. Que se pregunte a los trabajadores de la alta tecnología en Bangalore, India o Taiwan, o a los de la región de Burdeos en Francia, Finlandia, la China costera o Idaho qué piensan de las oportunidades generadas por la globalización. Se trata de grandes beneficiarios de las mismas fuerzas del mercado que Ramonet censura. ¿Ellos no cuentan nada? ¿Y qué decir de todas las organizaciones no gubernamentales pro derechos humanos y ecologistas que han obtenido sus poderes a través de Internet y de la globalización? ¿Es que no cuentan? ¿O sólo cuentan los camioneros franceses?


La globalización de McDonald´s está ganando en todo el mundo

Dice Ramonet que yo "soy incapaz de darme cuenta de que la globalización impone al mundo la fuerza de dos dinámicas poderosas y contradictorias: fusión y fisión". ¿Por qué cree él que titulé mi libro The Lexus and the Olive Tree? Se trata de la interconexión entre lo que es viejo y heredado -la búsqueda de comunidad, nación, familia, tribu, identidad, el propio olivo- y las presiones económicas de la globalización con las que esas aspiraciones deben interactuar, representadas por el Lexus, marca de automóviles modernos de lujo. Esas pasiones ancestrales, que saltan contracorriente, son destrozadas, se desgarran, o simplemente aprenden a convivir equilibradamente con la globalización.

De lo que Ramonet puede acusarme es de la creencia de que, de momento, el sistema de la globalización viene dominando por sobre los impulsos del olivo en la mayor parte de los sitios. Muchos críticos han señalado que mi observación de que nunca dos países que tuvieran un McDonald’s habían hecho una guerra el uno contra el otro ha sido desautorizada por la guerra de Kosovo. Es una pura insensatez. Kosovo fue sólo una excepción temporal que a la postre demostró mi regla. ¿Por qué el potencial aéreo sólo consiguió poner fin a la guerra en los Balcanes después de 78 días? ¿Porque la OTAN bombardeó a los tanques y las tropas serbias hasta expulsarlas de Kosovo? De ningún modo. La fuerza aérea fue eficaz sólo porque la OTAN bombardeó las centrales eléctricas, el suministro de agua, los puentes y la infraestructura económica en Belgrado, una moderna ciudad europea, en un país donde la mayoría de sus ciudades quería integrarse a Europa y al sistema de la globalización. La guerra se ganó en los círculos de poder en Belgrado y no en las trincheras de Kosovo. Una de las primeras cosas que se reabrió en Belgrado fue McDonald’s. Al final, resultó que los serbios querían hacer cola por las hamburguesas y no por Kosovo.


Los desheredados quieren ir a Disneyworld

Ramonet cae en una trampa que atrapa a menudo a los intelectuales franceses y a otros que se alzan contra la globalización. Suponen que el resto del mundo odia la globalización tanto como ellos y siempre les sorprende cuando, al final, la llamada gente normal se muestra dispuesta a defenderla. Mi querido señor Ramonet, con todo el respeto debido a usted y a Franz Fanon, el hecho es que los desheredados de la tierra quieren ir a Disneyworld, no a las barricadas. Quieren el Reino de la Fantasía y no Los Miserables. Basta con que les pregunte.

Finalmente, Ramonet dice que yo creo que todos los problemas de la globalización serán resueltos por la mano invisible del mercado. No tengo idea de dónde ha sacado esa cita, por no hablar de esa idea. Todo el capítulo final de mi libro expone a grandes rasgos lo que yo creo que los gobiernos -especialmente el norteamericano- deben hacer para "democratizar" la globalización, tanto económica como políticamente. ¿Creo yo que las fuerzas del mercado y la Piara Electrónica son hoy día muy poderosas y, a veces, rivalizan con los gobiernos? Absolutamente. Ramonet, que no distingue claramente un fondo de reserva de una reserva india, demoniza los mercados hasta un grado absurdo. Puede que él crea que los gobiernos son impotentes ante tales monstruos, pero yo no.

Aprecio la pasión que hay en los argumentos de Ramonet, pero confunde mi análisis con una defensa. Mi libro no es un panfleto a favor o en contra de la globalización, y un lector atento se dará cuenta de ello. Es un libro que informa sobre el mundo en que vivimos y sobre el sistema internacional dominante que lo está configurando, un sistema propulsado en gran parte por fuerzas de una tecnología que yo no he puesto en marcha y no puedo parar. Ramonet trata la globalización como algo discrecional e implícitamente quiere que elijamos algo diferente. Eso es política. Yo considero la globalización una realidad, y quiero que primero comprendamos esa realidad y después, una vez entendida, tratemos de averiguar cómo podemos extraer lo mejor de ella y defendernos contra lo peor. Esa es mi política.


Habrá violencia si falta sabiduría

RAMONET - Thomas Friedman es realmente conmovedor cuando dice: Los desheredados de la tierra quieren ir a Disneyworld, no a las barricadas. Una frase como ésa merece un puesto en la posteridad al lado de la declaración de la reina María Antonieta en 1798 cuando se enteró de que el pueblo de París se había revelado y reclamaba el pan que no tenía: ¡Que coman pasteles!, dijo.

Mi querido señor Friedman, relea el Informe sobre Desarrollo Humano elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Confirma que 1 mil 300 millones de personas -una quinta parte de la humanidad- viven con menos de un dólar al día. Probablemente no les desagradaría ir a Disneyworld, pero sospecho que preferirían, en primer lugar, comer bien, tener una vida decente y ropa presentable, haber recibido una educación mejor y tener trabajo. Para cubrir esas necesidades básicas, millones de seres humanos en todo el mundo -la cifra es más abultada cada día- están sin duda alguna dispuestos a levantar barricadas y a recurrir a la violencia.

Yo deploro la solución violenta tanto como la deplora Friedman. Si fuéramos lo suficientemente sabios, es algo a lo que nunca deberíamos llegar. Más bien, ¿por qué no dedicar una parte minúscula de la riqueza del mundo a los "desheredados de la tierra"? Si dedicáramos solamente el 1% de esta riqueza durante 20 años al desarrollo de los más infelices de nuestros hermanos humanos, la miseria extrema podría desaparecer y con ella quizás los riesgos de la violencia endémica.

Pero la globalización es sorda y ciega a tales consideraciones, y Friedman lo sabe. Por el contrario, empeora las diferencias y divide y polariza a las sociedades. En 1960, antes de la globalización, el 20% más afortunado de la población del planeta era 30 veces más rico que el 20% más pobre. ¡En 1997, en la cumbre de la globalización, los más afortunados eran 74 veces más ricos que los más pobres del mundo! Y esta brecha se ensancha cada día más. Hoy, si se suman los productos internos brutos de todos los países más subdesarrollados del mundo -con sus 600 millones de habitantes-, no llegarían a alcanzar la fortuna total de las tres personas más ricas del mundo. Estoy seguro, mi querido señor Friedman, de que esos 600 millones de personas sólo tienen una cosa en la mente: Disneyworld...


Los dioses, la razón, y ahora, el mercado

Es cierto que hay más cosas en la globalización que sólo sus aspectos negativos. Pero, ¿cómo podemos ignorar el hecho de que durante los 15 últimos años de globalización la renta per cápita ha descendido en más de 80 países, en casi la mitad de los Estados del mundo? ¿O ignorar que desde la caída del comunismo, cuando Occidente había organizado supuestamente una cura económica milagrosa para la antigua URSS -más o menos, como diría Friedman, nuevos restaurantes McDonald’s-, más de 150 millones de ex-soviéticos -de una población de aproximadamente 290 millones- hayan caído en la pobreza?

Si estuviera usted de acuerdo en bajar de las nubes, mi querido señor Friedman, quizá fuera capaz de comprender que la globalización es un síntoma del final de un ciclo. No es sólo el fin de la era industrial -con las nuevas tecnologías de hoy-, no es sólo el final de la primera revolución capitalista -con la revolución financiera-, sino también es el fin de un ciclo intelectual, el que estaba regido por la razón, como lo definían los filósofos del siglo XVII. La razón fue el origen de la política moderna y prendió la chispa de las revoluciones francesa y norteamericana. Pero casi todo lo que construyó la moderna razón -el Estado, la sociedad, la industria, las naciones, el socialismo- ha cambiado profundamente. Desde el punto de vista de la filosofía política, esta transformación adquiere enorme importancia con la globalización. Desde los tiempos antiguos, la humanidad ha conocido dos grandes principios organizativos. Primero los dioses, y luego, la razón. A partir de ahora, el mercado les sucede a ambos.

En el mundo entero la globalización está acabando con el estado de bienestar. ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo podemos evitar que la mitad de la humanidad se rebele y elija la violencia? Conozco su respuesta, querido señor Friedman: que les den a todos hamburguesas Big Macs y los manden a Disneyworld.

El triunfo del mercado y la irresistible expansión de la globalización me hacen temer un encontronazo inevitable entre capitalismo y democracia. El capitalismo conduce inexorablemente a la concentración de la riqueza y al poder económico en manos de un pequeño grupo. Y esto, a su vez, conduce a la pregunta fundamental: ¿cuánta redistribución será necesaria para hacer que el dominio de la minoría rica sea aceptable para la mayoría de la población del mundo? El problema, mi querido señor Friedman, es que el mercado es incapaz de responder.


BIBLIOGRAFIA
http://www.envio.org.ni/articulo/1010


video

OTRO VIDEO MUY BUENO SOBRE CRISIS

video

viernes, 25 de septiembre de 2009

GLOBALIZACION, PETROLEO Y TRASNACIONALES

1. La Globalización es un Globo que se Desinfla o
Revienta.

La globalización es un proyecto fallido que se
sustenta en la extracción de combustibles fósiles y que
amenaza con el futuro del planeta y con la vida del
mismo. Los límites naturales de la extracción y consumo
de petróleo y gas empiezan a imponerse: los cambios
climáticos, la destrucción de ecosistemas que conducen a
la extrema pobreza de las poblaciones locales afectadas,
son frenos que están deteniendo a la globalización.

Frente a estos elementos hay dos medidas paralelas:
por un lado tenemos a la industria, procurando darle aire
a una globalización que se desinfla; y por otro, a las
organizaciones sociales y pueblos del planeta que con su
lucha y resistencia, aceleran el camino por el que la
globalización terminará por reventar.

El World Economic Forum mantiene su reunión anual
entre el 25 al 30 de enero del 2001 en Davos, Suiza, para
promover la corporativización del mundo y para proponer
medidas para contrarrestar las causas que han frenado la
globalización.

Por otra parte en Brasil, Porto Alegre del 25 al 30 de
enero nos hemos reunido en el Foro Social, procurando
compartir los diferentes caminos para evitar o detener la
globalización, que ha provocado ya más víctimas que
ambas guerras mundiales juntas y cuyos impactos
ambientales son desastrosos.

2. La Corporativización del Mundo: una Estrategia de
la Globalización

El mundo de hoy está gobernado por grandes
transnacionales, que han incursionado en todas las áreas
de la producción, y todas dependen de la energía de los
combustibles fósiles.

Para la corporativización del mundo se han
impuesto medidas agresivas a los países, para que
impulsen las exportaciones e importaciones, basadas en
el petróleo como fuente de energía subsidiada. Todas estas medidas empujan al Tercer Mundo hacia la
periferia, en condiciones de subordinación de los países
del norte industrializado.

La fuente de energía para el transporte, para la
industria, para la agricultura mecanizada es petróleo.
Esto hace que los productos de otros países, sin importar
la distancia compitan deslealmente con los productos
nacionales. Para que funcione este modelo se requiere
aumentar la exploración y explotación de hidrocarburos
fósiles.

Por estos motivos, las empresas petroleras
adquieren cada vez más fuerza, e influyen en las
decisiones de políticas nacionales e internacionales. Han
construido un discurso sobre la importancia de las
inversiones, evitando enfrentar el hecho de que toda
inversión se hace sobre la base de apropiarse de bienes
de los estados, de abusar de la fuerza de trabajo y de
destruir la naturaleza.

Las empresas transnacionales han conquistado para
si mismas varios derechos: la autoregulación, la
impunidad, el derecho al acoso y a la corrupción. Su
estrategia actual es formar mega empresas a través de
fusiones. Este es el caso de Exxon/Mobil,
BP/Amoco/Arco, Elf/Total/Fina, Chevron/Texaco,
YPF/Repsol, Conoco/Petrocanada, así como la fusión de
muchas pequeñas empresas y la sociedad con empresas
estatales.

En las negociaciones oficiales se plantea como tema
prioritario el incrementar la oferta del crudo y el crear un
mercado hemisférico de energía. Esto en la práctica
significa acrecentar la extracción y el consumo de
combustibles fósiles fundamentalmente en el Sur del
Hemisferio.

3. Lo Verdaderamente Global son los Impactos.

La extracción de petróleo y gas mantiene y activa el
proceso de globalización que beneficia solamente a las
transnacionales y grupos de elite, además de provocar
impactos ambientales sociales y culturales en todas las
fases, desde la exploración hasta el consumo.

La deforestación, la contaminación de fuentes de
agua, los suelos destruidos, culturas desacralizadas,
derechos de los pueblos violentados, son consecuencias
directas de la actividad petrolera. Estos impactos son
aún mayores en las regiones tropicales, pues se trata de
ecosistemas de gran fragilidad y diversidad, donde
habitan pueblos que pasan de ser pueblos dueños de la
tierra, y con futuro, a ser pueblos errantes, sin tierra,
desarraigados y enfermos por la contaminación.
Para favorecer la explotación de petróleo y para
lograr un mayor control de las reservas se han impuesto
medidas fiscales, legales, y económicas que mantienen
un estado de convulsión social permanente en estos
países. Entre estas medidas, está la privatización de
empresas nacionales de energía, la flexibilización de la
legislación ambiental o de derechos colectivos y la
ampliación de la frontera petrolera mediante el uso de
tecnologías que les permite acceder a nuevas reservas
de crudos pesados y en aguas profundas. Se ha iniciado
además una nueva era de gasoductos transnacionales.

La destrucción de los mares y el efecto invernadero,
la erosión del patrimonio genético, la desaparición de la
sabiduría de la historia y la tradición, son consecuencias
directas de la globalización, que en su primer eslabón
saca petróleo de las entrañas de la Tierra para quemarlo
y obtener energía.

La obtención de energía por petróleo supone su
control monopólico por parte de las empresas, pasando
por sobre el papel de los estados. Por ser una fuente de
energía subsidiada e impuesta es imposible competir con
otras fuentes de energía limpias, descentralizadas y de
bajo impacto.

NUESTRA PROPUESTA PARA QUIENES CREEN QUE
UN CAMINO DISTINTO ES POSIBLE

1. Cerremos la Fuente que Alimenta a la Globalización.


Para romper la globalización, podemos cerrar la
fuente que la sostiene. Evitar la exploración y explotación
de petróleo y gas es cortar su principal fuente de
energía, más aún cuando depende de esta; para
satisfacer esta necesidad, debe mantener sus reservas
actuales y acceder a nuevas en otras áreas de
exploración.
La moratoria a la exploración petrolera, el boicot a las
empresas y la desobediencia civil, son algunas
herramientas que nos permiten construir experiencias y
mantener nuestros recursos y culturas.

2. Utilicemos el Supremo Derecho a la Resistencia

La resistencia es un proceso de construcción y
fortalecimiento de identidades, que nos permite presentar
y defender miles de opciones distintas y posibles frente a
la globalización. Los derechos se conquistan en el
ejercicio de la lucha y la resistencia y progresivamente,
pasan a ser reconocidos, legitimados y legalizados.

No podemos esperar a que nuestras propuestas
sean oficialmente aceptadas para ejercerlas, debemos
usar el supremo derecho a la resistencia para que se
cumplan nuestras propuestas. En muchas partes del
mundo la globalización está siendo frenada por las
comunidades locales mediante sus luchas de resistencia.

3. Construyamos Sociedades no Basadas en Petróleo

Renunciar al petróleo implica construir nuevos
paradigmas y replantearse las formas de satisfacer
nuestras necesidades. La mayoría de recursos y
necesidades son impuestas, y nacen de la sociedad
industrializada. Consumimos productos que están
inyectados de petróleo, ante lo que existen alternativas
sustentables.

Una sociedad libre de petróleo requiere replantearse
el uso de la energía, del transporte, y de los bienes
industrializados. Renunciar al petróleo supone iniciar un
camino hacia una transición energética, que reconozca
otras fuentes de energía y que priorice las necesidades
humanas sobre la base de la equidad y la justicia.

Para construir este camino, es necesario abrir
diálogos entre distintos sectores de la sociedad civil,
particularmente entre los pueblos afectados por las
actividades petroleras.

4. Apoyemos los Procesos de Resistencia de las
Sociedades Libres de Petróleo que Existen en Todo
el Mundo

Muchos pueblos de la tierra, están fuera de la
sociedad de consumo y de la globalización.

Son pueblos ligados a la tierra, en donde se practica
la autosubsistencia y el cuidado de la naturaleza. Estas
sociedades libres de petróleo, pueden orientar a aquellas
que aun dependen de él, para encontrar un camino que
nos libere de esta dependencia.

Estos pueblos viven con la amenaza de la existencia,
en su subsuelo, de recursos naturales tales como el gas y
el petróleo. Para ellos la extracción petróleo es algo que
atenta contra su forma de vida.

Para otros pueblos indígenas y comunidades
tradicionales el petróleo es parte de la tierra, cumple una
función en el subsuelo y extraerlo es una riesgo verificado
en todas las zonas en donde se lo explota.

5. Cambiemos los Términos de Relación con las
Transnacionales

Aunque no podemos ignorar a las transnacionales, si
podemos crear una sociedad paralela a ellas.
SÍ es posible resistir a sus estrategias y adquirir
cada vez más control sobre nuestras vidas, nuestros
países y nuestros recursos naturales.

Entre sus estrategias, las transnacionales se
mantienen y adquieren legitimidad sobre la base de
desarrollar programas de relaciones comunitarias con las
poblaciones locales, con el fin de neutralizarlas.

La participación, por ejemplo, reemplaza a la
oposición; la consulta se convierte en una forma de
avalar proyectos; el diálogo, en concertación. Lo único
que se permite, es introducir reformas cosméticas a una
operación petrolera, pero en ningún caso se reconoce y
respeta los derechos colectivos adquiridos como pueblos.

Ante ello, podemos enfrentarlas, sin entrar en sus
procesos de negociación, de diálogo, ni aceptar sus
términos de referencia.

6. Trabajemos por el Reconocimiento de la Deuda
Ecológica

La actividad petrolera es generadora neta de deuda
ecológica, por los impactos que produce en todas sus
fases, desde la exploración, hasta su consumo fuente de
energía en el proceso de globalización.

Es por lo tanto urgente encarar internacionalmente
algunos temas comunes, con estrategias comunes, para
contextualizar las relaciones Norte - Sur, y visibilizar el
costo ecológico de los proyectos basados en petróleo y
gas.




CONCLUSION
Para enfrentar la globalización, la sociedad civil
debe iniciar el camino, desde los diferentes frentes, de un
trabajo internacional que nos permita construir nuestro el
futuro, manteniendo modelos distintos a la globalización,
a la dependencia y al consumismo. La red Oilwatch es un
frente internacional del Sur que propone la resistencia al
modelo de desarrollo basado en los combustibles fósiles,
columna vertebral de la globalización.

Queremos aunar esfuerzos para que una
internacional ecologista sea posible.


LES DEJO ESTE VIDEO MUY BUENO



video


INFORMACION DE DOCUMENTO DE POSICION SOBRE
GLOBALIZACIÓN, TRANSNACIONALES Y PETROLEO
www.oilwatch.org/doc/documentos/fsm-esp.pdf

miércoles, 23 de septiembre de 2009

LA TIERRA COMO EMPRESA

El Consejo de Administración de la Tierra podría declarar su bancarrota

Imagina una empresa que año tras año reparte grandes beneficios entre sus accionistas. Éstos están encantados de saberse propietarios de tal fuente de abundancia. Aunque algunos, una minoría, critican la falta de transparencia de la dirección, la mayoría reciben sus dividendos anuales sin hacer preguntas. Sin embargo, un año los dividendos bajan a la mitad de lo esperado. Se descubre entonces que la empresa tiene una actividad productiva muy deficiente. Apenas produce y apenas vende. Entonces, ¿de dónde sale el dinero que los accionistas reciben cada año?

Intrigados por el misterio, un grupo de accionistas preguntan al Consejo de Administración de la empresa. Pero éste no responde más que con evasivas, y así, la única solución que les queda es poner en marcha una investigación. Al cabo de unos meses, los investigadores presentan su informe: la empresa, que cada año reparte millones de euros entre sus propietarios, obtiene ese dinero de la venta no de su producción, sino de su propia maquinaria, instalaciones y edificios.

En otras palabras, para repartir esos beneficios, los gestores de la empresa han hipotecado completamente el futuro de la misma. Los accionistas comprenden que se han equivocado al confiar ciegamente en los gestores. Más aún cuando se enteran de que, mientras tanto, durante años la empresa ha pedido préstamos que tiene que devolver. Los accionistas, que durante años recibieron grandes sumas de dinero sin hacer nada, ahora ven reducido el valor de sus acciones a 0, y el Estado les obliga además a responsabilizarse, a cargo de los beneficios obtenidos anteriormente, del pago a los acreedores.

Toda esta historia es una fantasía. En el mundo real, el Estado no obliga a los propietarios de las empresas a responsabilizarse de las mismas. Las empresas se comportan así como entes irresponsables a muchos niveles.Pero imagina que la historia fuera cierta. En realidad, lo es, como metáfora. La Tierra es esa empresa. Nuestro planeta está en manos de gestores que año tras año dilapidan su patrimonio, acumulado durantes millones de años, y a eso lo llaman crecimiento económico.

La extracción de petróleo y materias primas no renovables no es producción, es el consumo de algo que teníamos, y que poco a poco se va agotando. Las generaciones venideras no podrán contar con la abundancia del subsuelo, ya que en unas pocas dácadas hemos consumido lo que la Naturaleza tardó millones de años en formar.

Además, les dejamos una deuda tremenda, en forma de emisiones de CO2 en la atmósfera y de residuos nucleares altamente contaminantes, por poner sólo dos ejemplos. Y por si fuera poco, hemos generado una extinción masiva de especies, como no sucedía desde los tiempos en que se extinguieron los dinosaurios.

En suma, la gestión de la empresa es actualmente disparatada. Se está derrochando el patrimonio, pero los libros contables tan sólo cuentan los ingresos. Medidas como la del Producto Interior Bruto falsean la realidad económica hasta extremos difíciles de imaginar.

La ideología capitalista afirma que el mejor juez de la gestión de una empresa es el mercado. Pero paradójicamente, si la Tierra, gestionada como está de forma capitalista, fuese una empresa, no podría sobrevivir en el mercado.


AK LES DEJO UN VIDEO SOBRE COMO ESTAMOS ACABANDO CON NUESTRO PLANETA

video

Y un grafico sobre la contaminacion PER-CAPITA de los principales páises.













BIBLIOGRAFIA

http://www.geocities.com/la_cou/global/modeloeconomico/empresa.htm

jueves, 20 de agosto de 2009

IMAGEN DE GLOBALIZACIÓN


IMAGEN DEL XI ENCUENTRO INTERNACIONAL DE ECONOMISTAS SOBRE GLOVALIZACION Y PROBLEMAS DE DESARROLLO QUE SE REALIZO EL 2 DE MARZO DE 2009